BODAS

CÓMO LLEGUÉ HASTA AQUÍ...

 

     Porque hago lo que veis, y si estáis leyendo esto es porque por lo menos mi trabajo os ha llamado la atención, y por eso ya quiero agradecer vuestro interés, antes de nada. Dicho esto os voy a contar un poco qué tipo de trabajo ofrezco, por qué me apasiona hacer bodas, qué entrego a los novios y mis tarifas. 

    Hace algún tiempo, cuando empecé a tomarme la fotografía como un oficio, odiaba este tipo de reportaje. Lo odiaba con toda mi alma. Y me paré a analizar qué fallaba para que no acabara de entusiasmarme algo que estaba relacionado con mi mayor pasión "La fotografía".

    Y me di cuenta que lo que realmente estaba haciendo no eran reportajes de boda…  para lo que me contrataban era para hacer fotos de un día muy preparado pero muy poco personal, un día en el que la pareja se había esmerado tanto en complacer al resto que se habían olvidado de ellos, eran ceremonias frías, con tiempos marcados, prisa, y hasta en algunas ocasiones se podía intuir un “me caso porque es lo que toca”...o “me visto en casa de mi madre porque es la tradición”, aunque la novia quisiera vestirse en un sitio mucho más cómodo y espacioso, o con un significado especial para ella. Eran bodas donde tenía que echarle mucha imaginación para encontrar muestras de amor, ilusión, y celebración.

   Entonces decidí que me plantaba. Que a partir de ese momento cambiaría totalmente mi forma de trabajar, y elegí escoger solo Bodas Personales y Novios Especiales. Aunque perdiera dinero, o aunque tuviera menos trabajo. Decidí cambiar mi imagen para desvincularme de las parejas que mandaban correos del estilo: ´Solicito presupuesto y número de fotos, gracias´.

     ¿Y sabéis que pasó? Todo lo contrario. Ahora tengo mucho más trabajo, y además hago bodas por todo el mundo, que me encantan y en las que me lo paso bien.  Y eso en el resultado se nota. No elijo a los novios por ser más o menos guapos, o porque su boda cueste más o menos dinero. Busco novios que se desvivan por su boda, que quieran algo suyo, diferente y personal, que cuando me escriban se les note ilusionados, que tengan ganas de mojarse por su día, que se casen por amor, y que les intereso como fotografo porque les gusta mi fotografía, y entienden mi forma de trabajar.

 

QUÉ OS ENTREGO...

    He intentado cuidar hasta el más mínimo detalle de mi trabajo, para responderos del mismo modo. He seleccionado minuciosamente cada etapa de mi recorrido con vosotros para entregaros un reportaje acorde a vuestra boda. Una boda ESPECIAL y ÚNICA.

    Para ello empecé eligiendo un álbum a la altura de lo que exijo. Mi álbum es tan especial como vosotros. De 30×90 cm, con portada de Lino, sencillo, elegante, y de una línea que nunca pasará de moda. Entrego un álbum de 30 lienzos (60 páginas) en el que incluyo unas 100 fotografías que previamente habréis elegido vosotros.

 

   Pero obviamente para llegar hasta el álbum, antes he tenido que entregaros las fotografías de la boda. ¿Cuánto suelen tardar los fotógrafos en entregar un reportaje de boda? Pues sinceramente, he escuchado plazos para todos los gustos (o disgustos, mejor dicho). Yo os entrego un mínimo de 1000 FOTOGRAFÍAS en color y parte en blanco y negro, en un plazo máximo de 30 DÍAS desde el enlace. Pongo ese plazo máximo por si surge alguna complicación, pero lo habitual es que tengáis vuestra boda al llegar de la luna de miel.

 

  Las fotografías en formato digital las entrego en alta calidad, retocadas, y sin marca de agua. Listas para que las imprimáis siempre que queráis, sin restricciones. Esto lo hago por un motivo muy sencillo: ya le doy un valor a mi trabajo, que se incluye en el precio de mi reportaje. ¿Qué gano yo reteniendo las fotografías de vuestra boda y haciéndoos pagar por copias? ¡Lo veo absurdo! Vuestras fotografías son VUESTRAS! Y las entrego todas. Ojalá imprimáis muchísimas, porque eso significará que lo he hecho bien.

    Si estáis leyendo esto, supongo que es porque os ha gustado el tipo de fotografía que hago. Como podéis ver, las fotografías del día de la boda no tiene posados. Para captar gestos, miradas, sentimientos, el fotógrafo tiene que ser un invitado más. Y os aseguro que lo soy. Me visto para la ocasión, e intento pasar desapercibido entre los invitados, solo de esa manera podré acercarme lo suficiente sin que se pierda naturalidad. Como canapés en la recepción con el resto de invitados, me bebo una copa con vosotros al final, y voy a vuestras casas como si fuera uno más de la familia, siempre con la cámara en la mano. ¡Sí, me tomo esa confianza! Porque esa confianza se traslada al resultado. Y vuestro día acaba siendo muy especial para mi. Así que si os incomoda esa confianza...no soy lo que estais buscando. 

 

CUANTO TIEMPO ESTOY CON VOSOTROS...

     El día de la boda suelo llegar primero al lugar donde se viste el novio (si son parejas hetero), lo abrazo, le pregunto como está de nervioso, me tomo un café, una tila o incluso un carajillo con él y su familia...siempre disparando con naturalidad. Y no suelo entretenerlo mucho más. Con 30 minutos tengo suficiente. Para parejas del mismo sexo intento pasar el mismo tiempo con cada uno de ellos. Esto tiene un sentido; el vestido, maquillaje, peluquería y detalles de VOSOTRAS LAS NOVIAS siempre requiere más tiempo. Es la realidad.

    Después visito a la otra parte, y ya los acompaño hasta el lugar de la ceremonia.

 

      Ese día estoy ENTERO con vosotros. No tengo límite de horario. Lo repito, por si queda alguna duda. Entero significa que llego a ver al primero de la pareja a la hora que me digáis, y no me voy hasta que os hartéis de mi. Y si es al cierre de la barra libre, pues mejor. Por haceros un recorrido de mi trabajo, hago fotografías en el lugar donde se vistan cada uno de los novios, lugar de la ceremonia (campo, iglesia, hotel, masía, cortijo, playa, etc…), durante el tiempo entre la ceremonia y el banquete, en el banquete, el baile, las sorpresas, los discursos de familiares, el photocall, y como no, la fiesta.

 

 Veo absurdo abandonaros media hora después del baile (como hacen muchos compañeros) para mi uno de los mejores momentos... ¡viene después! El momento de la fiesta es cuando los novios realmente se relajan, cuando sus familiares, amigos y ellos mismos se aflojan las corbatas y se quitan los zapatos. Son momentos muy divertidos, y no me los quiero perder para que vosotros también los recordéis.

    Hay algo que he aprendido con el tiempo, y cada vez tengo más claro. Mis fotografías no tienen tanto valor ahora como el que tendrán cuanto más tiempo pase. Cuando sean lo único que tengáis para recordar algún detalle de vuestro enlace, o una persona que os ha dejado o cuando queráis enseñarlo a personas que no estuvieron y que sean muy importantes en vuestro futuro.

 

 

UN FAVOR Y UN CONSEJO...

Tengo que pediros un favor... ¡SED VOSOTROS MISMOS! ¡SED LOS PROTAGONISTAS DE VUESTRA HISTORIA! LOS QUE OS CASÁIS SOIS VOSOTROS, NO VUESTROS PADRES...No dejéis de hacer algo, u os sintáis obligados a hacerlo porque es lo que quieren vuestros padres, familiares, o quien sea. ES VUESTRO DÍA, y estoy harto de ver novios que se arrepienten de partes de sus bodas, y que si pudieran volver atrás lo harían sin dudarlo.

Esto está relacionado con un consejo que os quiero dar. Desde mi experiencia. En la mayoría de las habitaciónes de vuestros padres no caben 8 personas, el fotógrafo, el maquillador, y la cama (que suele ocupar el 70% del espacio). Siendo egoísta, ahí no se hacen buenas fotografías. No hay luz, no hay ángulos, y sobran “detalles”. Pero mirando por vosotros, os aseguro que estaréis mucho más cómodos, tranquilos, y concentrados en vuestro gran día en una habitación de hotel amplia. O en una parte de la casa con luz natural y espaciosa. Si decidís vestiros en vuestra casa, o en la casa de vuestros padres, hermanos, etc… buscad el sitio más amplio y con más luz natural. No es ninguna tontería. En un sitio pequeño y mal iluminado estáis más tensos, os pondréis más nerviosos, y no saldrán fotografías que reflejen la belleza de esos momentos. Algún día me atreveré a exigirlo en el contrato… por vuestro bien. Hoy día lo sigo dando como consejo. 

 

EL PRECIO;

El precio de mi trabajo es de 1900 euros más IVA, este precio incluye el álbum Japones donde os entregaré las fotografías impresas que os he explicado y que os adjunto, para que lo veais. Es el valor que le he dado a todo un cúmulo de detalles, a la calidad de lo que entrego, y al coste de mi tiempo y del material. 

¿Qué pensáis del precio de los reportajes de boda?

Hay partes del reportaje a las que se les puede poner un precio (el álbum, el número de fotografías,  la amortización del equipo (cámaras, objetivos, flashes, tarjetas, baterías, etc…), la proporción de lo que gasto en formación...

Pero hay otra parte que tiene un precio aún mayor… y es la responsabilidad, y el valor que el fotógrafo le da a su trabajo.

Yo como fotógrafo, se que soy capaz de hacer algo bello, algo que llega a emocionar a quien lo ve después. He hecho llorar a muchos novios cuando les he entregado el reportaje y me he sentado con ellos a ver las fotografías. Y para mi eso tiene mucho valor.

 

Considero que se captar momentos, miradas, y ver las cosas de una manera (mi manera) que otros no son capaces. Inmortalizo sueños, ilusiones, alegría y nervios...congelo instantes efímeros imperceptibles para el resto. Y por eso conozco el valor de mi trabajo.

Sin embargo me he encontrado con parejas que no les importa gastarse X miles de euros/dólares en el convite, 5000 euros/dólares en los trajes, 700 euros/dólares en un coche de alquiler...y otro tanto entre bebida, anillos, regalos, músicos, iglesia, fuentes de chocolate, cortadores de jamón, flores...y pretenden regatear hasta el último euro/dolar del fotógrafo.

El traje se pondrá una vez y se guardará...del coche, pongo la mano en el fuego que pasados 2 años ni os acordaréis. La tarta de chocolate, los anillos, el convite, todo es material. Por desgracia, los recuerdos se desvanecen, se hacen cada vez más lejanos con el tiempo. ¡Yo fabrico recuerdos! Yo te voy a dar un trabajo que dura para siempre, y que será el recuerdo más fiel de vuestra boda. Que hará que cuando volváis a ver las fotografías dentro de muchos, muchos años, vuestros recuerdos se llenen de detalles y se pinten de color.

Y hay quien aún cree que nuestros precios son caros, cuando quieren gastarse menos del 5% del presupuesto de su boda en el fotógrafo.

 

 

Y SI TENGO QUE DESPLAZARME?

A este precio habría que sumarle los gastos de desplazamiento y alojamiento si es fuera de Pamplona . Dónde hospedarme, y cómo viajar, es algo que dejo en manos de los novios. Como única condición, simplemente por sentido común, pido que si es fuera de Navarra el traslado sea en avión. El resto, alojamiento, desplazamiento, y dietas lo dejo en vuestras manos, desde un hotel, hasta vuestra propia casa. Es de recibo que si vosotros habéis depositado vuestra confianza en mi, yo haga los mismo con vosotros.

Esta tarifa incluye , preboda , boda y postboda . No concibo trabajar de otra forma. Quiero que os sintáis todo lo protagonistas que esté en mis manos. Que me conozcáis antes de vuestro gran día, ganarme vuestra confianza como mejor se hacerlo, fotografiandoos antes. Y hacerlo en un entorno que tenga un valor especial para vosotros. Cualquier sugerencia que tengáis quiero que me la contéis en vuestro correo.

 

La forma de pago es de 300 euros  a la firma del contrato en concepto de reserva (no trabajo sin contrato, es innegociable), 300 euros  una semana antes de la boda y el resto a la entrega de las fotografías (tres semanas después del enlace).

 

Escribirme y  habladme de vosotros, contadme cómo y dónde será vuestra boda, hasta el último detalle...y cualquier cosa que consideréis importante de ese día. 

Solo reservo fecha con la firma del contrato y la entrega de la reserva. He tenido que tomar esta medida por alguna que otra mala experiencia.  

 

Por supuesto aquí me tenéis para cualquier duda sobre la organización de la boda, para cualquier consejo, tanto si acordamos que sea el fotógrafo de vuestra boda, como si no.

 

En este vídeo , podéis ver un resumen de mis mejores fotografías . 

 

 

 

En este vídeo podéis conocerme y ver cómo trabajo en una postboda.