NOSOTROS

NACHO GUTIERREZ

Lo supe, la primera vez que sostuve a un recien nacido queriendo detener el tiempo. Ella era Alba, y es la persona que me convirtió en Papá, una experiencia que me dio la seguridad necesaria para enfrentarme a mi pasión, la fotografía de recién nacido. Luego llegó mi otra princesa, Nora y las ganas de crear historias donde hacerlas protagonistas de un cuento infinito me hizo adentrarme en la fotografía infantil. 

Y si has llegado hasta aquí es porque has visto en mis fotografías algo único, algo diferente, y "eso tan especial que ves en ellas" se llama ilusión. 

Lo que empezó como una pasión, hoy me ha llevado a formar a fotógrafos profesionales y ayudarles a alcanzar su sueño.

Permíteme contar vuestra historia para que vuestros recuerdos dejen de ser efímeros para ser inmortales.


MARTA

La vida da muchas vueltas y cuando crees tener todas las respuestas, viene el universo y te cambia las preguntas, así resumiría mi entrada al mundo de la fotografía... y así sin buscarlo me vi deteniendo el mundo a través de mi objetivo, observando los pequeños milagros diarios que suelen pasar inadvertidos. Inmortalizando los instantes de magia, que solo los niños poseen...

Por eso cuándo Nacho me lo propuso, ni me lo pensé, hay trenes que no puedes dejar escapar, no se trata de llegar a ningún sitio sino de disfrutar y aprender en el camino. Y la fotografía me deja congelar el tiempo, para crear bonitos recuerdos para el futuro.