NOSOTROS

NACHO GUTIERREZ

Lo supe, la primera vez que sostuve a un recien nacido queriendo detener el tiempo. Ella era Alba, y es la persona que me convirtió en Papá, una experiencia que me dio la seguridad necesaria para enfrentarme a mi pasión, la fotografía de recién nacido. Luego llegó mi otra princesa, Nora y las ganas de crear historias donde hacerlas protagonistas de un cuento infinito me hizo adentrarme en la fotografía infantil. 

Y si has llegado hasta aquí es porque has visto en mis fotografías algo único, algo diferente, y "eso tan especial que ves en ellas" se llama ilusión. 

Lo que empe<ó como una pasión, hoy me ha llevado a poder formar a fotografos profesionales y ayudarles a alcanzar su sueño.

Permíteme contar vuestra historia para que vuestros recuerdos dejen de ser efímeros para ser inmortales.